Es tiempo de Memoria / Las Trece Rosas

LAS 13 - Postal (mail)-0001LAS 13 - Postal (mail)-0002

 

portada vídeo b_editado-2

Centro de Historias. Día 28 de Enero de a las 18.00h de 2016

Centro Especial de Música Armenia. Día 6 de Febrero a las 18.00h de 2016

————————————————————————————————————————————–

Que vuestros nombres no se borren de la historia

Las Trece Rosas es el nombre colectivo de trece mujeres ejecutadas en la posguerra civil española  por el Régimen Fanquista.

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa, fusiladas el 5 de Agosto de 1939, y la Rosa número 14 Antonia Torre Yela  fusilada el 19 de febrero de 1940, por un error de transcripción . Eran modistas, pianistas, sastras, amas de casa, militantes todas, menos Brisac, de la JSU. El suyo se considera uno de los castigos más duros a los vencidos de la posguerra.

No al Pacto del Silencio

————————————————————————————————————————————–

 

todas las rosas_editado-6 copia

CARTA DESDE EL SIGLO  XXI A LAS TRECE ROSAS

 

Por Gabriela Sierra/ Historiadora.

Ha publicado diversos trabajos relacionados con la segunda República, la Transición y la Memoria histórica. Ha publicado proyectos relacionados con el socialismo para la Fundación María Dominguez. Actualmente se encuentra inmersa en el área del turismo desarrollando ls ideas de la difusión del Patrimonio y la Historia.

 

Las Trece Rosas, así os llamaron por una poética negra que os llevó a lo mas oscuro de las tapias del cementerio de La Almudena de donde nunca más despertasteis.

Trece Rosas rojas como el color de vuestro sentido de la justicia, de la igualdad y, al fin y al cabo, de vuestra ideología. Esa ideología que buscaba la justicia, la igualdad y la fraternidad.

Trece Rosas fuertes, sensibles, comprometidas, mujeres que, como si de una alegoría se tratara, representabais a La República, esa República doblegada por la barbarie, la rigidez, la falta de empatía, que dejó llenas de lágrimas las cunetas y las tapias de nuestro país.

No fuisteis las primeras en probar la locura de un régimen que se imponía por la fuerza, pero fuisteis el símbolo de que la violencia no entiende de edad, sexo, ni humanidad.

Desde este rincón creado para vuestra memoria queremos lanzar a la historia, al arte, a la vida el reflejo de vuestro camino por este sin sentido que se cernió sobre nuestras cabezas como si de un águila negra se tratara.

Desde los valores opuestos a los que os borraron de la vida, queremos poner en el recuerdo, humanidad, sensibilidad, amor y memoria, aquella que fue borrada durante cuarenta años, aquella que fue silenciada por las armas y la incultura.

Frente a la negritud creada por este caos que pretendía implantar el orden, su orden, queremos recordar la luz que creasteis con vuestros sueños, vuestra juventud y vuestra fuerza de vida. Esa luz llena de amores, de utopías, de esperanzas, esa luz impulsora de las nuevas sociedades, libres, inclusivas, jóvenes, llenas de proyectos de regeneración, de vida. Trece vidas a las que os quedaba todo por experimentar y tan solo tuvisteis la oportunidad de conocer el ocaso del día, el crepúsculo de la vida.

Jóvenes que navegasteis por un ambiente sin oxígeno, asfixiante, con olor a muerte, a ricino, a escarnio de cabezas rapadas. Vosotras superasteis todo este estado de muerte de la esperanza con vuestra camaradería, vuestras risas, vuestros cantos, vuestra sororidad.

Esto es lo que las mujeres del siglo XXI hemos heredado de vosotras, hermanas. Esa lucha, esa fortaleza, esa esperanza por saber que la utopía es posible. Allanasteis nuestrocamino hacia una libertad en la que podemos seguir luchando por un mundo más justo, más igualitario. Esa idea es la que todas las noches nos arropa al entregarnos al sueño de morfeo y el amanecer nos preludia para impulsarnos cada día.

Solo quiero recordar esas palabras de aliento con las que os despedisteis, palabras de mujeres fuertes, porque Dionisia no moriste “por criminal, ni ladrona sino por una idea”;Julia, tu madre sabe que lo hiciste “por persona honrada”; Blanca también “por ser buena”, por ese valor que trataste de inculcar a tu hijo pidiéndole que no guardara rencor “a las personas que dieron muerte a tus padres, eso nunca”.

Por todos estos valores, por los que luchasteis y que fraguasteis en nosotras, vuestros nombres quedarán en el recuerdo: Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Julia, Adelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina, Dionisia, Victoria, Luisa. Porque vuestros nombres, Julia, nunca podrán ser borrados de la historia y de nuestra memoria.

 

 

rosas juntas copia

No nos olvideís nunca. 

Amparo Bella/  Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza. Master en Estudios de las Mujeres por la Universidad de Barcelona.

Fue portavoz de “Ganemos” Zaragoza en Común hasta las elecciones municipales. Actualmente es diputada por Podemos en las Cortes de Aragón.

13 Rosas para 13 mujeres asesinadas por pedir el pan y las rosas. Trece rosas que encarnan el despertar de la lucha y la resistencia en un mundo de violencia y muerte, en un mundo dominado por los padres de la casa y de la patria.

La exigencia del pan simboliza el cuidado y sostenimiento de los derechos sociales y las rosas simbolizan la vida sin violencias y los beneficios de la cultura y del arte.  Trece mujeres en la flor de la vida que, posiblemente, distribuyeron pasquines el día del desfile de la victoria fascista en 1939, con la frase “Menos Viva Franco y más pan blanco”.

Después de tantos años de represión, nuestra transición se construyó sobre un pacto de silencio, sobre la negación de los crímenes, sobre el falso mito de dos Españas arreglando cuentas y matándose a mansalva. Hoy sabemos que esto no es cierto, sabemos que si un grupo de conspiradores militares, sostenidos por poderes oligárquicos, hubiesen mantenido su lealtad al sistema democrático de la II República, nada de lo sucedido habría ocurrido. La guerra comenzó porque algunos violaron el pacto democrático y la transición a la democracia no hizo justicia con las víctimas.

Ahora, no solo es tiempo de memoria, es tiempo de acción, de lo que podemos hacer para mejorar y cambiar lo que somos. El tiempo ahora, puede restituir con justicia la memoria de todas las gentes humildes y decentes que lucharon para construir un mundo más humano. Trece mujeres fueron asesinadas en el inicio de la posguerra española. Miles de personas fueron “paseadas” y sus cuerpos no tiene un lugar donde las familias y descendientes puedan poner flores para recordar sus acciones.

Ahora que el tiempo nos trae una segunda transición debemos obrar con justicia y reconocimiento y que una nueva ley de memoria ayude a poner los nombres en el lugar que les corresponde.

Por Dignidad y justicia. Pan y Rosas

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s