Artículos de Pilar CATALÁN

 

 

 

 

 

 

Artículos de Pilar Catalán

Revista Crisis

www. erialediciones.com

 

el centro rticulo crisisel centro 2

 

erialediciones.com

Revista Crisis

Ciencia Ficción feminista

En  espacios y  tiempos  distintos  a los nuestros,  ubicados en coordenadas celestes  imaginaras  y ajenas, quizá el ser humano pueda reconstruir el holograma de su propia existencia y para ello utiliza  todas las habilidades del pensamiento para lograr los objetivos que se propone, uno de ellos y quizá el más importante es allanar el camino  para conseguir  algo que tiene difícil definición, la felicidad, en este deseo están involucradas otras potencialidades  de los seres humanos  como la imaginación, la fabula y la especulación que laboran con datos no demostrados como en el caso de la Ciencia Ficción cuyas suposiciones y conjeturas se basan en  futuros avances científicos  tecnológicos o sociales ofreciendo  todo tipo de  heroicidades, gestas y hazañas alternativas a la realidad. Parece que en el centro de este género y de manera continua y permanente está la pregunta  “qué sucedería si”,  especulación desarrollada en principio con total  libertad  en la que no hay lugar para la predicción sino mas bien para la representación y la reflexión sobre los cambios del mundo, su naturaleza, su procedencia y  las consecuencias sociales para la raza humana. Es también una arma de defensa indicada para la sobrevivencia  y una forma  de ser conscientes de la perdida de eslabones  con otras generaciones porque hemos agotado las cosmovisiones del pasado.

 

el gat0

Los temas de la C. F. son prácticamente inagotables y  se inspiran y revisan un buen numero de disciplinas como la biónica, la nanotecnología , la biotecnología, la ingeniera genética y clonación,  la inteligencia artificial, ordenadores y redes informáticas y un largo etc.  desde  estos campos  los autor@s de la ficción diseñan   quizá uno de los temas mas preocupante  con los que debemos de enfrentarnos  como es el devenir de lo humano, el concepto de poshumano y llegados a este punto y a estas cavilaciones  paso la palabra  a la filosofa feminista   Rosi Braidoti   y cito textualmente  un fragmento de su libro “Sobre lo poshumano”   como ejemplo de la encrucijada ante la que nos encontramos   ¿qué es lo posthumano? Dicho de modo más específico, ¿cuáles son los itinerarios intelectuales e históricos que pueden conducirnos a lo posthumano? ¿en qué posición deja lo posthumano a la humanidad? Y dicho de modo más preciso, ¿qué nuevas formas de subjetividad son sustentadas por lo posthumano? ¿cómo engendra lo posthumano sus propias formas de inhumanidad? O expresado más concisamente, ¿cómo podríamos resistir los aspectos inhumanos de nuestra era? Finalmente, ¿cómo afecta la práctica de lo posthumano a la práctica de las Humanidades en la actualidad? O más concretamente, ¿cuál es la función de la teoría en tiempos posthumanos? y ligamos estas singulares preguntas con el multiverso , término que define el conjunto de múltiples universos que existen   y que en el año 2013 cientificos como Laura Mersini y Richard Holman afirmaron haber descubierto. El futuro imaginado empieza a estar en el presente y afloran más que nunca los miedos y  y deseos porqué nuestras vidas  y nuestra humanidad están sufriendo grandes cambios  a velocidades aceleradas  que no somos capaces de procesar.  Espacios remotos siderales, planetas analógicos a la tierra, inteligencia extrarrestre, fusión del espacio- tiempo.

En el marco de las Jornadas “Pensando el Futuro” organizadas por Erial Ediciones  creímos que tenía cabida un apartado que hiciera referencia a la Ciencia Ficción Feminista y que en el afán de presentar una alternancia creativa a nuestro mundo, vida y creencias  era decisivo e inaplazable examinar  y explorar las filosofías y propuestas  por las mujeres  así como su rol  como autoras, receptoras y protagonistas. Como punto de partida diremos que es un subgénero de la C.F.  y que el enfoque  lo hacemos desde una perspectiva de género que nos va a permitir indagar utopías y distopias para poder bucear  en  otros lugares,  sociedades, universos, cosmos y dimensiones en los  que las mujeres  y otros seres desnaturalizados de los constructos sociales del sistema patriarcal van a ejercer su supremacía.

La C. F. feminsta  analiza el papel de la mujer en contextos ficticios creando y deliberando  sobre  utopias y distopias que representan  modelos de sociedades  variables y alternativas a las conocidos y en el que el colectivo mujer exibe identidades que solo desde el feminismo se entienden y predicen. Desde la utopia emergen comunidades en las que hombres y mujeres son iguales, mundos en las que ellas  son las únicas habitantes y ejercen el predominio sobre todo lo existente,  con respecto a  las distopias  pueden proyectarse desde el hembrismo,  término totalmente desprestigiado, ridiculizado y mirado con cristales de aumento   por la falocracia y no deja de ser una gran contradiccicón que esta critica repose y se ejerza por la mitad de la humanidad los hombres, que  no solo han defenestrado y eliminado los derechos de las mujeres durante siglos sino que siguen ejerciendo la violencia de género por  rumbos polifacéticos. El diseño de muchas de estas sociedades se conforman desde el odio, el menosprecio y la aversión al varón, pero otras muchas tienen una meta legítima que es poder  vivir en libertad y tranquilidad y romper el yugo milenario que las oprime. Muchos capítulos debería de recorrer el hembrismo para igualarse a los actos delitivos cometidos por el machismo a lo largo de la historia, por ello entiendo que las distopias  más recurrentes y amargas  plenas de injusticias y afrentas pertenecen en una mayor medida  casi en un noventa y nueve por ciento al mundo  de atropellos, crueldades  y sexismo ejercido por el varón.

Desde  la presunción y la posibilidad y porque no desde la creencia  la C. F. feminista   elabora otros relatos  en un intento de desalojar las creencias y axiomas  ancestrales y rancios en los que el predominio y hegomonía  estan siempre en manos del hombre, por tanto como no  considerar  que es una herramienta poderosísima  del feminismo  y que es el enlace y la traducción entre su ideología y praxis   puesto que reinscribe y redefine los principales temas del feminismo  como son  el papel reproductivo, los roles  de género estipulados  por la sociedad, las desigualdades políticas, económicas, sociales entre mujeres y hombres, introduciendo  la performance del movimiento queers  – en filiaciación  pero también en divergencia y  cisma  con algunas propuestas del feminismo  más tradicional-  y  en comunión con los nuevos feminismos. Estamos ante nuevos escenarios en los cuales  la diversidad del deseo  es aceptada con normalidad,  el reconocimiento no  está ligado al género y el sexo, lo plural transita por parcelas libertarias, la audacia, la rebeldía de enfatiza ante no importa que imperio,  ellas son las gobernatas de una nueva arca que en este caso no es  la de Noe y las únicas sobrevivientes de una historia postapocalíptica,  primicias en vías  y aberturas  repudian las representaciones heteronormativas que justifican la asimetría entre hombres y mujeres por el/  la  biopene y biovagina.

Presentar  una genealogía  de la ciencia ficción feminista  requeriría  de otras ponderaciones  y otro marcos  de desarrollo por lo que vamos a enmarcar nuestro  relato  en narrativas  literarias,  cinematográfícas  y artísticas  de manera muy concisa y en direcciones muy concretas,  quizá  la elección de estos campos  se justifica porque en sus manifestaciones  se conjuga  ficción y feminismo de forma contundente y rotunda. Uno de los  fines de este trabajo es la visibilización y empoderamiento  de algunas mujeres cuyas obras han marcado hitos de alternancia  en el pasado y en el presente y que nos  hablan de otras escrituras y miradas y denunciar el papel masculino destinado a  perpetuar  la violencia, opresión y anulación de todas sus capacidades.

Las primeras publicaciones de la  ficción/fantasia,  se hizo a través de  literaturas populares  como las revistas pulp y en España los hoy apreciados  bolsilibros en los que la aparición de las mujeres dependía de las necesidades románticas del galán de turno, nunca fueron   dignas de protagonizar proezas dignas de diosas, sucesos mágicos e imposible,   o ejercer de manera digna sin restricciones ni sentido de culpa las profesiones destinadas a los hombres, inventoras,  científicas o constructoras de, porque el protagonista era siempre masculino  que representaba la fuerza   y la virilidad.  Otras configuraciones sexistas que ahondaba  en la humillación, en el maltrato  y la violencia de género empezaron a perpetrarse con la novela negra y  han continuando  hasta nuestro días, es explicita la frase de Sam Ludwalt gran conocedor, desde múltiples perspectivas de la ciencia ficción, en  la década de  los años setentadel siglo XX, “Los roles sexuales en la ciencia ficción son tan inalterables como el metal del casco de una nave espacial y la emancipación una palabra desconocida”.

Es obligado mencionar  la primera novela de ficción “Franquestein o el moderno Prometeo” y a su  autora Mary Shelly, hija de la famosa escritora feminista británica Mary Wollstonecraft,  en el que se moderniza el mito de uno de los deseos más vehementes del ser humano,  equipararse al  creador del cielo y la tierra, Dios Padre Todopoderoso  y ser conscientes de  las consecuencias  que ese deseo pleno de osadía y arrogancia puede traernos.  Franquestein es una criatura artificial, producto de la ciencia y no de la divinidad y además tiene la capacidad de rebelarse contra su creador, ¡cuidado! entramos en arenas movedizas, la armada celestial siempre está dispuesta a mantener el orden y el buen criterio y a utilizar nuestra vulnerabilidad  y  mantenernos exorcizados.  Hay ejemplos sobrados  de la recurrencia en el tema  “ La isla del doctor Moreau”,  de H. G. Wells , “Sueñan los androides con ovejas eléctricas de Philip K, Dick o series cinematográficas como Matrix o Terminator. Ejemplos de  obra cumbre del género es  “ El último hombre”, que a pesar de haber tenido una crítica feroz y descarnada en su tiempo   se le reconoce como la primera historia distópica  cuyo discurso se centra en la desaparición de los seres humanos debido a una plaga mortífera asunto que va a ser tratado de forma  obsesiva  a partir de la novela “La tierra permance de  George R. Stewart.

La imaginación es  un útil  muy potente y activo para el cambio, la metamorfosis y las recreaciones, sino  somos capaces de imaginar el mundo de otra manera nunca podremos exigir algo fuera de lo que existe, enunciar otras elecciones y  poder transgredir algo que tendría que ser un arcano, el  solipsismo, porque debemos de saber  que hay una realidad esperándonos que podemos y que  puede ser aprehendida. Estas futuras transformaciones que pasan por  romper lo conocido y asumido y buscar aliados  con los que podamos recorrer otros valores y representaciones alejándonos  de aquellos modelos en los habiamos depositado una fe  infinita, requiere tener una visión global de la realidad hacer un esfuerzo creativo  y quemar los miedos ancestrales  que afloran ante lo desconocido y cambiante  a la vez que deben de darse  las condiciones sociales para poder acometer estas labores.

Primero nos trasladamos a Nueva York entre 1935 y 1945  y examinamos las actividades y proyectos de un colectivo progresista  denominado Futuriano en el que las mujeres eran miembros de pleno derecho, eran escritoras, ilustradoras y  vivian una vida libre fuera de  artificios   y protocolos y  por otro ver los cambios sociales que a partir de movimientos como el femenismo empe al despertar del movimiento feminista en la década de los setenta después de un gran periodo de letargo  aunque sería deseable mencionar al mayor número de ellas solo nombraré aquellas  destacables por su perspectiva feminsta o  que más han ahondado en la identidad social a través del género, la sexualidad y la raza, como son Octavia E. Butler de raza negra  que gano entre otros premios dos Nebula  y dos Hugo, y en cuyo repertorio se  incluye la Trilogia del Xenogenesis, Marion Zimmer Bradley, escritora y editora,  que en la novela  “ La niebla de Avalon” hace una interpretación feminista  ahondando en poderosos  personajes de mujeres  confinados a un segundo plano  por una puesta en valor de las epopeyas y aventuras  protagonizadas por el mitico rey Arturo y sus caballeros,  tambien rastrea el paso de una cultura pagana de corte matriarcal a la cultura  aportada por el cristianismo, Nancy Kress una de las autoras que actualmente es mas reconocida, su obra principal es “La saga de los Inmunes” que se incluye dentro del postcyberpunk  subgénero de la C.F. y que  reflexiona en torno a como las tecnologías han aumentado las diferencias existentes entre las diferentes clases sociales.

Vamos a observar si  esta coyuntara  y circunstancia es aplicable a la C.F.  y revisar los cambios sociales que se operaron en la década de los años 70 del siglo XX cuando  nacen poderosos movimientos feministas en Estados Unidos   ycuya influencia va a ser notoria  en la implicación de las mujeres y en la incorporación de las ciencias sociales  hechos que va a permitir  por un lado recuperar autoras cuyo quehacer se inscribe  a partir de la primera década del siglo XX como  es el caso  Charlotte Perkins que a través de su novela ·”Dellas un  mundo femenino” pone  los pilares mas sustanciosos  y valiosos del subgénero, que nos habla de un país cuyas habitantes son solo mujeres,  en el que la sexualidad ha  sido abolida  y las mujeres conciben por partogenesis, forma de reproducción en la que las células sexuales femeninas  se desarrollan sin necesidad de ser fecundadas, situación que podemos constatar en el reino animal  donde  en ciertas condiciones  un óvulo puede convertirse  en un nuevo ser sin que haya sido fertilizado  previamente por un espermatozoide. Otra de las escritoras que conquisto e inserto nuevas pautas y prototipos  descatalogando fronteras, fue la escritora Ursula  K. Le. Guin  con una formación feminista conocedora de las obras “El segundo sexo de Simone de Beavoir” o la  La mistica de la feminidad de Betty   Friedan, libro ubicado en la segunda ola del feminismo,  y cuyas lecturas  la llevaron a querer comprender y escribir  la sexualidad con una nueva escritura.  Su novela La mano izquierda de la oscuridad es una obra mestra de la C.F.  nada mejor que su versión explicativa , “Se trata de una raza de seres totalmente humanos pero andróginos, conambos sexos. La mayor parte del mes son neutros no funciona sexualmente. Luego, entran en celo, lo que se llama Kemmer en el libro, y pueden ser hombre o mujer. No tienen elección y no saben lo que serán exactamente. Lo cual implica que a la hora de tener hhij@s puedes ser la madre una vez y el padre otra. ¿Qué pasaría? ¿Cómo actuaría la gente y que tipo de cultura tendría? Envié allí a un extraterrestre del sexo masculino para que viviese conellos. Fue en cierto modo una especie de experimento femenista”.  Sus obras nos habla de  de ecologismo, anarquismo., su afirmación más provocadora es que se eliminaría el concepto de guerra y la dicotomía hombre mujer se rebasaría.

 Irrumpe la mujer en los años 70 en la Ciencia ficción destilando sueños,  ambiciones,  fantasias,  preciosidades, y cree en una historia diferente a la que le han contado,  es la historia de la mujeres, su resurrección, como no ser para ellas el  evento más  importante  y significativo, porque se ha borrado su orfandad y  empieza a hilvanar y coser  su realidad ucrónica,  es el comienzo de un despliegue sin fin y el origen de la divergencia femenina, una tarea ingente que pasa por escribir de nuevo todo el recorrido de la humanidad y  trazar y delinear  los objetivos  preciso y las metodologías para su consecución y con esta labor dar paso a otras identidades,  porque hemos comprendiendo las falsedades de muchos episodios , las innumerables estrategias   que ha hecho  de ella  un producto cultural  y social a su antojo  y medida  y  la ha etiquetadado  siempre con respecto  a alguien  madre, esposa hija, hermana, explica la escritora y filosofa Simone de Beauvoir  que alerta  sobre la gran tarea pendiente   que tenemos las   mujeres para  reconstruir nuestra propia identidad desde sus criterios, porque las características que se identifican con mujer no es una cuestion genética sino que son el producto de la educación y la socialización recibidas. Como no recordar su frase : “No se nace mujer, se llega a serlo“.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Carta al alcalde de Zaragoza. GLORIETA TRECE ROSAS

rosas juntas copia

Excmo. Sr. Alcalde de Zaragoza:

 

Diversas asociaciones y entidades de Zaragoza, cuya relación verá en el anexo que se acompaña, hemos tenido la iniciativa de solicitar al Ayuntamiento de esta ciudad, de la cual somos vecinos, el que una de nuestras calles, plazas, parques o glorietas lleve el nombre de “Las Trece Rosas”.

Un lugar que nos parece muy apropiado para rendir homenaje a estas mujeres es una de las glorietas de la rosaleda del Parque Grande José Antonio Labordeta, ya que se trata de un espacio que nos permitirá nombrar a cada una de forma individual y plantar rosas como recuerdo y reconocimiento hacia ellas.

Como Ud. ya sabe “Las Trece Rosas” fueron trece mujeres jóvenes, Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Adelina García Casillas, Luisa Conesa Conesa, Virtudes González García, Elena Gil Olaya, Anita López Gállego, Joaquina López Lafitte, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García, Luisa Rodríguez de la Fuente, con edades comprendidas entre los 18 y 29 años, pertenecientes a las Juventudes Socialistas Unificadas, que murieron asesinadas el día 5 de agosto de 1939 por el régimen fascista de Francisco Franco. Sus anhelos de libertad, coraje, nobleza de corazón y serenidad ante la muerte expresan la fuerza imbatible del espíritu humano que habitaba en ellas.

Eran mujeres valientes que luchaban por un mundo mejor para tod@s y que un país democrático como el nuestro no debe olvidarlas para que estos hechos no vuelvan a suceder. Como dijo una de ellas, Julia Conesa Conesa “que nuestro nombre no se borre de la historia”.

Le adjuntamos un breve informe con la historia de estas jóvenes recogida por Jacobo García, Jesús Ferrero, Carlos Fonseca y Ángeles López en los años 1985, 2003, 2004 y 2006, respectivamente, y que fue origen de una película en el año 2007 con guión del escritor zaragozano y último Premio Nacional de Narrativa Martínez de Pisón. También varios grupos de música las han recordado en sus composiciones, entre otros el grupo de rock zaragozano “Vinos Chueca” que en 2005 publicaron la canción “Trece Rosas”.

Recientemente, los días 28 de enero y 6 de febrero de este año 2016, organicé unos actos de recuerdo y homenaje a ellas, cuyo programa le adjuntamos, y a los que acudieron numeroso público, muestra del interés y la solidaridad que estas mujeres representan.

Además de las numerosas razones que avalan por si mismas la solicitud, queremos añadir una más: la baja representación femenina en el callejero de nuestra ciudad, que escasamente representa un 13% (Callejero la Zaragoza de las mujeres. Carmen Romeo Pemán, Gloria Álvarez Roche, Cristina Baselga Mantecón, Concha Gaudó Gaudó. Zaragoza, 2011).

 

Sin otro particular, y esperando atienda nuestra solicitud, reciba un cordial saludo,

 

Pilar Catalán Lázaro, artista visual

DNI: 17.792.638.

Dirección. Paseo de Ságasta, 62, 3ºD. Zaragoza

 

Al EXCMO. SR. ALCALDE DE LA CIUDAD DE ZARAGOZA

 

—————————————————————————————————————————————————-

Esta es la carta enviada al alcalde junto con todas las adhesiones de asociaciones, partidos político y más.
Adjuntamos   tod@s los telegramas  y cartas que enviasteis.

Las Trece Rosas

Captura abanico trece rosas

telegramas 1

Es Tiempo de Memoria / Las Trece Rosas

 

Cruzaron la vida sin vivirla, desnudas, sin escuchar los mandamientos que siembran arrebatos. Aprendieron de las nubes milenarias, de sus formas pasajeras que lloran lluvia y fluyen sin permanecer. Agotemos su mirada en aguas, vientos y verdores, sin cerrar los amaneceres de dulces de luna en los que habitaron. ¡Qué dancen   sus envolturas anunciando justicias y aromas de deseos, haciéndonos sentir el calor de sus manos y el lustre de su piel !

                                                                                                            Pilar Catalán,  Artista visual

 

 

 

 

 5 de Agosto de 1939

Trece mujeres fueron ejecutadas por el régimen fascista de Francisco Franco

rosas juntas copia

POSIDONIA

Proyecto Posidonia.  Mar de Alborán

Posidonia oceánica es una planta acuática, endémica del Mediterráneo, perteneciente a la familia Posidoniaceae libera al ambiente hasta 20 litros de oxígeno por día y por m2 de pradera. En todo el mediterráneo las praderas de Posidonia están en regresión debido al impacto causado en el medio ambiente por las actividades humanas.

 

Y trabajando……. Más allá de la descripción del objeto, más allá del análisis superficial, la imagen artística juega y transita por la abstracción, utilizando los símbolos para conformar la expresión y la trama y así envolver los aspectos más formales y observables.

Transito por un espacio desmaterializado, la matriz es la pantalla del ordenador con líneas de puntos, los pixeles, cuyas características cromáticas y luminosas están determinadas con anterioridad.

Todo es intercambiable y múltiple, y en este juego del enredo surgen propuestas artísticas seriadas, que pretenden eliminar las fronteras de lo acabado e implantar la velocidad como premisa obligatoria. El Arte Permutacional o Combinatorio involucra a la obra en su totalidad: Inicio – Proceso – Fin, revisando cada paso del trabajo. Todo el conjunto conforma la obra.

 

Primera fase Posidonia

Piezas expuestas en el CDAN. 19 septiembre 23 noviembre  2014

CDAN.Centro de Arte y Naturaleza. Huesca

mural gris posidonia oceanica_editado-1

Autora. Pilar Catalán

Posidonia. Mural

Técnica. Gráfica digital

Serie de 56 piezas

Año 2015

 

v5

v6

v2

catalan bueno

——————————————————————————————————————————–

Portada Artes y Letras. Heraldo de Aragón. Antón Castro.

portada heraldo artes y letras fragmento

 

ENVIO ANTON

Autora. Pilar Catalán

Posidonia Oceánica. 

Técnica. Gráfica digital

Tamaño. 36 x 26 cm. (tamaño real A3 plus)

Año 2015

v5

 

Segunda fase Posidonia

El mar no es una caracola

 

mural azulina_editado-4

cropped-mural-azulina_editado-4.jpg

 

soli

Arqueología Feminista Ibérica. Prólogo, Pilar Catalán

Arqueología Feminista Ibérica.

escanear0001Autora Francisca Martín Cano – Abreu

Prólogo, Pilar Catalán

Pilar Catalan 7916 BN

francisca martin cano abreuHace mucho tiempo que Francisca Martín-Cano Abreu y yo mantenemos una relación de amistad. Francisca es una feminista española, nacida en tierras andaluzas, en Lepe, Huelva. Escultora e investigadora de Arqueología, que decidió cambiar el orden de apellidos y anteponer al de su padre: Abreu, el de su madre: Martín-Cano, y aunque yo pueda resultar sospechosa por el amor que siento por Andalucía y sus gentes, por el embrujo, magia y misterio que esa porción de España despierta en mí, el testimonio que quiero dar de esta mujer no estará bajo ese influjo, más bien tendrá que ver con su hacmucho tiempo que er, determinación y pensamiento.

En 1985, un cambio de dirección en mi vida, me llevó a dejar Madrid, ciudad en la que vivía desde hacía casi veinte años y viajar a la provincia de Huelva, al término municipal de Lepe, donde se encuentra un pequeño núcleo denominado La Antilla y una playa con más de veinticuatro kilómetros de costa conocida popularmente como “la playa de Lepe”. Su situación estratégica al Suroeste de la provincia en la costa occidental onubense, entre Lepe e Isla Cristina, a unos 35 kilómetros de Huelva y a 30 de Portugal, ha determinado que sus gentes sean herederas directas de aquellos marineros, protagonistas de grandes hazañas, que acompañaron a Cristóbal Colón en su primer viaje, como: Rodríguez de Triana o el grumete Pedro Lepe. Según la historiografía, Rodríguez de Triana gritó ¡tierra! cuando avistó el que luego sería el Nuevo Mundo.

Esta provincia onubense bañada por el Océano Atlántico, albergue de azules de prusia y cobaltos, con ondulantes matices plata e impecables arenas blancas, sembró en mí, una semilla seductora y persuasiva y fue determinante para elegir esta provincia andaluza como sede y paréntesis de reflexión en mi vida; y así, en la quietud y reposo de un paraíso hallado, aspiraba a rehabilitar unos orígenes desgastados, extraviados o confusos. Con toda esta tarea pendiente, ceñida a un espacio y a un tiempo, oí por primera vez el nombre de la autora de este libro.

Son estos parajes cuna de su infancia y pubertad, donde va a realizar sus primeros estudios de Ingeniería Técnica Industrial Electrónica en el Politécnico de La Rábida (Huelva), aunque pronto sus inquietudes y afanes le crean la necesidad de dejar Andalucía y emigra en 1978 a Zaragoza donde fija su residencia y amplía sus estudios a otras disciplinas. En estos últimos años el escenario de su vida, de su trabajo, y sus acciones, se comparte entre Zaragoza y La Antilla, donde hilvana la trama y la urdimbre de sus múltiples actividades relacionadas con el Arte y la Literatura; y precisamente será en sus tierras de origen, guardada y resguardada por aguas espumosas y enigmáticas, enmarcada en una atmósfera de luz envolvente que cubre el pequeño torreón de la casa familiar que todavía conserva, donde va a fabular lo que va a ser su última publicación.

La primera vez que escuché hablar de esta lepera fue durante mi estancia en Andalucía, aunque yo no la conocí hasta finales de la década de los 80 en Zaragoza, en una tarde de riguroso invierno, fría y especialmente gris de la que seguramente la Diosa Deméter, “como portadora de cambios climatológicos era la causante”. Respiraba una exagerada sensibilidad y detecté una extraña pasión al hablar de sus creencias, a medida que nuestra conversación se prolongaba, me sentía agradablemente sorprendida por su conocimiento y práctica del pensamiento lateral, su innata rebeldía y su distribución gratuita de grandes dosis de estímulos, así que las horas fueron pasando y nos despedimos sabiendo que se había creado un vínculo que se prolongaría en el tiempo, como así ha sido.
En la ciudad de Zaragoza amplió sus estudios y configuró un curriculum heterodoxo: Cursó la carrera de Psicología Clínica, Estudios en la Escuela de Artes y Oficios para aprender las técnicas artísticas de: modelado en barro, en cera, soldadura en hierro, tallado en piedra o madera. Muestra su trabajo en diferentes exposiciones y realiza varias Esculturas Urbanas monumentales, algunas colocadas en Parques públicos como “Monumento a la Paz” (1988), instalado en el Parque de la Paz de Zaragoza; “Awoltan” (1991), situada en el Parque de Zafra, Huelva, forma parte del fondo del Museo de Arte Contemporáneo; o “El Monumento a los Descubridores” (1992), emplazado en el Parque Quinto Centenario de Lepe (Huelva). Paralelamente se involucra ampliamente en el campo de la literatura, testimonio de ello son los innumerables artículos sobre Arte de Vanguardia, Critica de Arte, Psicología y Feminismo.

Desde 1990, su insaciable curiosidad la lleva ampliar horizontes e inicia una ruta continua y arriesgada, la investigación, y además la investigación en varias disciplinas: Antropología, Arqueología, Mitología, Religión, Astronomía… descubriendo en ese largo recorrido, según palabras de la autora, “las claves del significado del arte y de la religión de la Prehistoria y del verdadero papel de la mujer en aquellos lejanos tiempos”. Sus escritos en las ciencias de Arqueoastronomía y Antropología, que publica a partir del año 1998 son abundantes, elaborados con diferentes formatos: conferencias, comunicaciones a Congresos de Arqueología y de Astronomía, y en numerosos artículos publicados en formato digital y en revistas de papel. Su hacer la sitúa como otras autoras feministas en combate permanente para deconstruir muchos de los paradigmas establecidos desde distintas áreas del conocimiento.

Desde 1999 como defensora de la visión feminista, su objetivo es colaborar a desarticular un lenguaje androcéntrico, que parece no necesita justificación ninguna, y otorga a los varones una superioridad absoluta. A partir de este momento vuelca su actividad mental en un conjunto de opiniones y juicios uniendo lo racional, la abstracción, lo creativo y artístico, para explicar y enmarcar su trayectoria acentuada por un activismo al que no quiere renunciar y que es soporte fundamental de su ideología y “estar”. Cito sus palabras como demostrativo de sus reflexiones: “me dedico como principal sentido de mi vida, a denunciar y divulgar con una postura valiente y atrevida las manipulaciones, de los que aún tienen el poder y lo ejercen de forma dictatorial”, o “en los últimos años me he dedicado a divulgar los datos arqueológicos y las deducciones antropológicas de las sociedades maternales habidas en la Prehistoria, que hacen tambalear la visión patriarcalista y los dogmas generalmente admitidos en el mundo oficial de la Arqueología y la Antropología”.

Durante todos estos años no ha abandonado sus objetivos, por tanto su trayectoria cuando menos hay que conocerla para ver los hallazgos y la percepción de esta mujer sobre las proposiciones y cánones patriarcales de épocas pasadas y presentes. Su registro es la obsesión de un viaje como observadora meticulosa de los roles que las mujeres han tenido en la Prehistoria y otras sociedades primitivas en lo social, cultural económico y religioso.

A mí, y creo que hablo por muchas mujeres, nos seduce sus aliadas y compañeras de viaje: la valentía, la honestidad, la franqueza inexorable, la audacia…, imprescindibles para tejer el mundo que propaga y moverse entre las ásperas discordias que suscita su presencia en el mundo de algunos eruditos. Quizás es su personalidad periférica, sus declaraciones y actuaciones consideradas algunas de ellas estrambóticas y provocadoras, lo que intimida aquellos que se mueven en el inmovilismo y responden a sus miedos con acerbas e interesadas críticas; es el gran séquito de los que han hecho de las verdades a medias su legado, de los hipócritas y fariseos que se escandalizan porque sienten amenazados sus templos del saber y su predominio.

Su conocimiento de la Prehistoria, la conexión y maridaje que establece con la Astronomía, el Arte, la Religión y la Arqueología muestra otra parte del holograma que viene a llenar el gran vacío existente al evidenciar las limitaciones o falsos enfoques de muchos de los arquetipos aceptados. Lo que resulta más paradójico es que algunos de sus detractores más acérrimos intentan apropiarse de sus hallazgos revistiendo de legalidad el plagio, sin escrúpulo, ni vergüenza.

Podemos indagar su actividad y establecer un vínculo muy estrecho entre mujer artista y mujer feminista, sus libros ilustrados por ella misma con miles de dibujos creados, contextualizados, intervenidos, recopilados, ordenados en ideogramas, alegorías, signos, símbolos, metáforas, paciente e inteligentemente conforman una iconografía de denuncia por algo que nos ha sido arrebatado o erróneamente descrito: el rol que nuestras ancestras mas lejanas tuvieron en la Prehistoria y el ocultamiento, la distorsión, la perversidad o la ignorancia mantenida durante siglos.

Pequeños análisis de la trayectoria profesional de esta artista multidisciplinar nos conduce a ciertos eventos en los que ha sido sujeto activo y subversivo desde una perspectiva de género, en la teoría y en la acción, como la performance que realizó en el año 2008 en la que decidió aparecer desnuda a lomos de un équido durante la romería celebrada en el Terrón en honor de la Virgen de la Bella. Algunos titulares rezaban así: La ‘Lady Godiva’ de Lepe se desnuda.

Creo que ni desde el punto de vista feminista y tampoco desde el campo artístico se ha evaluado o contextualizado la performance “La Lady Godiva del siglo XXI” de esta activista cultural abanderada de la libertad. Cabe subrayar que esta acción aunque estrechamente ligada a las artistas mujeres que trabajaron en el arte de la performance en el siglo XX, e hicieron de su cuerpo el soporte artístico con el objetivo de visibilizarlo y reparar la injusticia milenaria a la que han estado sometidas: maltrato, violación, victimismo, y un largo etc., la propuesta de Martín-Cano irrumpe y establece una diferencia estética y conceptual, ya no es un cuerpo ultrajado, humillado, sufriente, sacrificado, víctima de una sociedad patriarcal como expresaban las artistas del siglo XX –sigue esa tendencia en el siglo XXI- es un cuerpo natural, exuberante, victorioso que es sujeto agente de su propia vida. Esta resurrección activa, rechazando el pudor y la más rancia tradición, exhibiendo lo considerado sacrílego como un instrumento de concienciación y regeneración, va a suponer una referencia ineludible. Es en definitiva, una acción direccionada a eliminar lastres y mostrar otras formas de estar en lo social y también en lo artístico dentro de un contexto religioso y represor, enseñándonos que otras metodologías y propuestas son posibles y obligadas. Despojada de sus creencias, de lo que le enseñaron como verdad absoluta, inmutable, infalible, son provocadoras sus palabras cuando declara y apuesta por derogar los dogmas, base inalterable de la religión católica: “La educación religiosa era tan arbitraria como falsos los dogmas cristianos en los que se basaban”.

Su carrera literaria se profesionaliza cada vez más y publica sus investigaciones en tres libros en papel. 1999: Claves del arte. 2012: Tomo 1: Sexualidad femenina en diversas culturas. 2013: Tomo 2: Sexualidad femenina en ritos, obras de arte y mitos. 2015: Arqueología Feminista Ibérica.

No es objeto de este prólogo exponer el poliédrico curriculum de esta mujer, porque escapa al objetivo del mismo, pero sí, recordar su formación interdisciplinar, primero porque no resulta fácil de incorporar en una misma persona y porque estos conocimientos y habilidades están estructurados en sus escritos de forma creativa, regular y sistematizada.

En su última obra, la piedra angular sigue siendo por un lado, la investigación orientada a la obtención de nuevos conocimientos que respalden sus hallazgos y por otro, a la utilización de nuevas aplicaciones e insólitas estrategias orientadas a descubrir claves y códigos cifrados, de lo más singular, invisible y nunca propuesto, desenmascarando la configuración y falta de rigor de muchos manuales al presentar la “Ciencia prehistórica” como un legado ortodoxo, absurdo e insostenible que relega a la mujer como sujeto sin identidad propia situándola en una existencia falocéntrica.

Sin dejarse influir por los axiomas, premisas y reglas del tablero de juego, sus ideas y maneras de proceder se sustentan en datos e informaciones exhaustivas, tratando de llegar a comprender las conductas de nuestras ancestras con una nueva mirada que escudriña y estudia en profundidad gráficos, textos y documentos de los modelos clásicos aceptados, para terminar apostatando de un orden cargado de moralidad e intereses expresados en el pensamiento machista. Es previsible que sus hallazgos influyan y modifiquen una parte del orden establecido, sabiendo que toda intención de poner fin a las limitaciones dibujadas por el patriarcado, genera rechazo y violencia, y aunque afortunadamente cada vez hay más pensadores/as afiliados a la búsqueda de la verdad que pretenden borrar la falacia de que las mujeres han sido creadas para ser las subordinadas de los hombres. La resistencia de muchos intelectuales persiste y siguen empecinados en arrebatar el rol hegemónico de la mujer en general y concretamente del periodo prehistórico investigado por Francisca Martín-Cano, relegándolas a las tareas domésticas y a permanecer eternamente pasivas, sin molestarse en descubrir y descodificar los mensajes que en las numerosas muestras artísticas evidencian claramente otros comportamientos.

Es una experiencia conmovedora y a la vez inquietante la travesía iniciada por esta mujer que va desobedecer lo esencial que circunscribe el pensamiento jerarquizado ejercido por el varón en una sociedad que todavía hoy decreta la inferioridad natural de la mujer y busca su conformidad en las religiones para perpetuar sus creencias a las que dota de carácter universal. Para desmembrar y eliminar el discurso tradicional y evitar la repetición de patrones de intercambio sociosimbólicos apoyados en la autoridad y el gobierno único ha ideado una estructura conceptual que engloba en un primer apartado, el análisis desde enfoques históricos y sociológicos en el triángulo mujer, arte, religión; en un segundo esboza un circuito artístico sobre el rol sexual de la mujer, el lugar que ocupaba la Diosa y su relación con el cosmos. Son pues continuos sus intentos por evitar las metodologías propias de una lógica androcentrista y en consecuencia su obsesión por rechazar lo definido y cerrado, bien para destruirlo o restablecerlo, pero siempre para darle vuelta y moldear su interior, evitando así la trampa de repetir la historia y mantener las mismas formas de poder de unos comportamientos que discriminan y minusvaloran a las mujeres.

Conforme avanza y se consolida su trabajo la escritora aborda diferentes temas en profundidad y extensión, con demostraciones de lo estudiado y encontrado, véase como ejemplo, la crítica que hace de aquellos autores que entienden que en las sociedades occidentales la monogamia reposa en la genética y es el tipo de unión conyugal más habitual, sin entender, como nos explica la autora, que son problemas sociales y económicos los que posibilitan que la mujer sea explotada y oprimida. En la temática de su universo encontramos otros aspectos aceptados íntegramente en la falocracia, que rebate con pasión e interroga desde su perspectiva interdisciplinar, tales como: la generalización de la escasa representación de la mujer en el arte prehistórico, o la consideración obsoleta de muchos historiadores prehistóricos respecto a la filiación referida exclusivamente al padre en la Prehistoria, abortando el matrilinaje e intentado borrar las huellas del sistema de descendencia por línea materna, en este sentido cito textualmente a la autora: sabemos que todas las sociedades prehistóricas de lugares muy alejados en el tiempo y en lo geográfico, fueron matrilineales antes de evolucionar hacia la patrilinealidad.

Martín-Cano recoge el legado de nuestras ancestras porque ella también es una iniciada, ha encontrado la llave para abrir los mensajes codificados y así poder interpretar cientos de piezas artísticas prehistóricas: pinturas en vasijas cerámicas, relieves o esculturas responsables de representar a una mujer emancipada que ejerció todo tipo de profesiones, y fue sujeto activo de su sexualidad -en este sentido sus hallazgos son valiosísimos en lo referente a la homosexualidad femenina- eliminando falsos postulados como que “solo el hombre cazaba” y ostentaba el poder. En un salto cualitativo plantea la supremacía de la mujer consagrada a la divinidad y protagonista de actos religiosos, demostrado por el porcentaje exhaustivo de imágenes, testimonios fieles, que representan a sacerdotisas en ceremonias, rituales y otros encuentros cuando ellas eran las mensajeras e intermediarias de la Diosa Madre como única representante de todo lo creado y símbolo de la fertilidad a la que rendían culto. Ahora ya sí, el legado divino nos pertenece y eliminamos la máxima que siempre ha estado presente “el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios”. Estos hallazgos colisionan con el adoctrinamiento que hemos recibido, que no ha permitido, ni permite cuestionar “los modelos a seguir” difundidos por otras creencias e ideologías que aúnan prácticas sociales, conductas y credos religiosos cuyos objetivos están dirigidos a promover el sometimiento y negación de la mujer.

Es fácil entender que sus hallazgos históricos, antropológicos, arqueoastronómicos… resultado de muchas horas de trabajo, suscite recelo en primera instancia y un deseo indecoroso de apoderarse de algo muy valioso, que estructura el camino hacia una revolución copernicana como explica en sus textos y que muchos quieren hacer suya, practicando un tipo de inquisición salvaje.

Envuelta por las ideas de Francisca Martín-Cano Abreu visiono en fragmentos el tiempo transcurrido del acontecer humano, compruebo con impotencia y malestar que a pesar de los logros que el feminismo ha conseguido en su lucha, dista mucho de haber eliminado los prejuicios acumulados durante siglos, y que desgraciadamente hoy en la primera década del siglo XXI, la desigualdad de géneros sigue estando vigente y presente. Lo más dramático del asunto es que muchas generaciones de intelectuales son culpables en España y en el mundo de esta tardanza insostenible para alcanzar la igualdad. Los venerados, aplaudidos y reconocidos como padres intelectuales, saga de sabios y prestigiosos hombres que han alcanzado los mayores reconocimientos, han sido incapaces de posicionarse en defensa de los derechos de la mujer y su emancipación, y cito por su misógina exasperada y su indiscutible verborrea sobre la anti-emancipación de la mujer, al médico español Don Santiago Ramón y Cajal, Premio Nobel, eminente hombre de Ciencia, reconocido internacionalmente en los ámbitos científicos e históricos; a Don Gregorio Marañón, médico endocrino, científico, historiador, escritor y pensador español que aunque quizá de manera más glamurosa no dejaba de reflejar el mismo pensamiento; al gran filósofo Don José Ortega y Gasset, autor de imprudentes y vejatorias palabras; o las del filósofo, poeta, músico, Friedrich Nietzsche que en su obra Zarathustra menosprecia vilmente a las mujeres.

Si nos lo proponemos la lista podría resultar interminable y me surge la tentación de incluir a dos grandes filósofos griegos como Platón y al democrático Aristóteles y en general en esta órbita a toda la sociedad griega que reposaba sobre el hedonismo juvenil varonil, en Grecia sólo la voz de una mujer la poetisa Safo, de la isla de Lesbos, exalta la belleza y virtudes femeninas.

Hoy, en una sociedad que presume cada vez más de igualitaria, seguimos sumando candidatos, por derecho propio forman parte del listado Eudald Carbonell que censura y desautoriza la trayectoria de Martín-Cano, o en otro ámbito, la perversidad de Larry Zimmermann que sugiere desacreditar como pseudocientífico» a quien nombrase a la Diosa Madre, como argumenta la autora.

Estos comportamientos imputan a los responsables varones por su visión dogmática durante siglos, disfrazados de padre, maestro, o propietario que haciendo gala de su incapacidad de razonar, reflexionar e intuir, no han sabido valorar las consecuencias que sus actitudes, de aversión, desconfianza y maltrato han traído a más de la mitad de la humanidad, las mujeres, y que sólo desde el planteamiento de la desestabilización del padre y la deslegitimación de lo patriarcal se puede iniciar el camino para conseguir la igualdad de género y así restablecer una sociedad más justa y equilibrada.

El entramado desde una perspectiva femenina, ofrece una óptica diferente, somos conscientes de que son mayoritariamente las mujeres las que han descubierto pruebas y múltiples evidencias de lo que estaba enterrado y son ellas las que han defendido y luchado por reconstruir lo andado por el ser humano, para restaurar la simetría y conseguir una participación paritaria; y este logro pasa porque todas las mujeres adquiramos conciencia, conozcamos y estudiemos muy de cerca no sólo los productos de nuestras coetáneas sino el de nuestras predecesoras más lejanas en el tiempo, por ello queremos recordar y citar algunas mujeres que por su osadía y desafío a lo establecido en diferentes campos del saber, comenzaron una lucha en épocas difíciles y aunque el borrado, lo no representado, lo invisibilizado, forma parte de la tergiversación del machismo, cada vez más son las rescatadas, cada vez más se presenta una historia distinta de la que nos habían enseñado.

El registro podemos hacerlo interminable, nombraremos algunas pioneras por sus ideas feministas y revolucionarias en la literatura y el arte por ser estas dos disciplinas utilizadas por la escritora de este libro. Ellas y muchas otras: Olimpia de Gouges, Federica Montseny, Concepción Arenal, Carmen de Burgos, Clara Campoamor, Teresa Claramunt, Victoria Kent, Federica Montseny, Margarita Nelken y Emilia Pardo Bazán… entre las artistas visuales; a Nancy Spero, Ana Mendieta, Frida Khalo, Judy Chicago, Miriam Scapiro, Cindy Sherman, Nelly Richard y Adriana Valdés, quiénes desde distintas posiciones artísticas, teóricas, políticas, se expresaron con un marcado acento crítico y de denuncia en sus obras y acciones, revelando en ellas su pensamiento feminista.

En España, es inevitable citar al movimiento anarquista y aunque existía la contradicción entre sus propuesta teórica y su praxis patriarcal, fue en el seno de este movimiento libertario donde germinará el Feminismo Ibérico y las mujeres más emblemáticas, como la periodista y escritora de afiliación anarco sindicalista Lucía Sánchez Saornil, que rebatió la consigna de los partidos de izquierdas, que subordinaba la lucha de las mujeres a la lucha de clases, por considerar que no era la vía ni el marco apropiado para conseguir la igualdad de la mujer, pensando que era urgente crearse mecanismos de divulgación y actuación por parte de las mujeres para empezar a trabajar.

Sánchez Saornil fue una feminista singular para su época, por lo que muchas de sus teorías y reivindicaciones siguen vigentes en la primera década del siglo XXI; tuvo la fuerza para enfrentarse a los criterios de la época, tanto en el campo de la política como en el de la ciencia, en uno de sus escritos contestó sarcásticamente a Don Gregorio Marañón a propósito de sus ideas humillantes y acientíficas sobre la mujer. En 1936 fundó, junto con la pedagoga Mercedes Comaposada y la médica, activista antifascista, libertaria, escritora y divulgadora española Amparo Poch y Gascón la célebre revista Mujeres libres, que se transforma pronto en un movimiento de lucha por la emancipación y libertad de la mujer, “la Federación Mujeres libres” cuyo objetivo era “elevar el rol de la mujer como el del hombre”, a un nivel de cultura superior que les permita batallar juntos en la construcción de una sociedad más justa y humana; y afirmaba que el “feminismo que buscaba su expresión fuera de lo femenino, tratando de asimilar virtudes y valores extraños [masculinos] no nos interesa”.

Por último, en el campo artístico quiero mencionar a la que es considerada como una de las referentes más importantes de la historia del Arte Feminista, Linda Nochlin nacida en 1931, historiadora, profesora de arte y escritora que cuestionó las bases mismas de la historiografía del arte desde una perspectiva feminista, denunciando los cánones patriarcales y el empoderamiento espiritual de la figura del genio como el único sujeto masculino. Autora de un texto fundacional de la crítica de Arte Feminista, publicado por la revista Art News en 1971: Why have there been no great woman?

Hoy existe una gran red de rescate feminista formada por miles de mujeres que están en condiciones de vaticinar otra visión del mundo y de escribir una nueva cartografía libre de comportamientos indebidos y vergonzosos. Es el proyecto de todas, de las más notables y guerreras, pero también de las anónimas, obligadas a desperdiciar su talento, que han sufrido indefensión, acoso, aislamiento o maltrato. Martín-Cano tiene un sitio en este universo, por su trabajo, perseverancia y su labor implacable de restaurar una parte de la Historia de las Mujeres.

Pilar Catalán Lázaro. Licenciada en BBAA y Artista Visual

portada vídeo b_editado-2

Las Trece /Rosas

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa

definitiva porada_editado-1

Las Trece Rosas es el nombre colectivo que se le dio a un grupo de mujeres jóvenes, ejecutadas por el franquismo el 5 de agosto de 1939 en Madrid.  Sus edades estaban comprendidas entre los 18 y los 29 años.

En la sentencia del 3 de agosto se les acusa de reorganizar los elementos del JSU  y del PC para cometer actos delictivos contra “el orden social y jurídico de la nueva España

Carmen Castro la directora de la prisión de Ventas  cursó a Franco la petición de indulto después de la ejecución de las Trece Rosas.

Julia Conesa nos legó antes de morir, su pacto contra el silencio y el olvido: “Que mi nombre no se borre de la historia.”

todas las rosas_editado-6 copia

El mundo del Arte, de la Cultura y de la Política

envía telegramas recordando a las Trece Rosas

No debemos olvidar los nombres que pidieron ser recordados, como el de Julia Conesa, ni el mensaje de Blanca Brisac a su hijo Enrique, rogándole que no guardara rencor. Porque de recuerdos y perdón construiremos el camino de una historia sin heridas con la esperanza de que las Trece Rosas sean, para siempre, más rosas que espinas y más lección que castigo. Fernando García Vicente. El Justicia de Aragón

 

Creían en la libertad, en un país nuevo, en la cultura. Casi no tuvieron tiempo de amar ni de sembrar el mundo de rebeldías. Antes de que la luz de la emoción les llenase el corazón y las sienes, fueron condenadas a la infamia, al horror, al torbellino del odio. Aún se oyen su lamento y su coraje. Habían decidido transformar este país de todos los demonios en un jardín hechizado. Fueron trece, catorce, infinitas mujeres: a veces, como una confidencia de las estrellas, podéis escucharlas. Cantan y cuentan sus quimeras en el pozo del sueño. Y murmuran palabras con melodía del más allá. Los rosales tiemblan y esparcen su memoria hasta el fin de la noche. Antón Castro, periodista

 

Cada cinco de agosto, Luisa corta con tijeras de viento un traje a la medida de la Historia, Joaquina escribe con su máquina, sobre papel violeta, un poema de lucha y esperanza, Blanca hace sonar las teclas amarillas de su piano, Elena, Victoria y Adelina enhebran de hilo rojo las agujas con que Virtudes, Ana, Dionisia, Martina, Carmen, Pilar y Julia cosen un adverbio de tiempo: SIEMPRE lloverán pétalos de rosa sobre nuestra memoria. Helena Santolaya,  Artista visual

 

“Que los nombres no se borren de la historia, que nuestra memoria restituya el nombre de quienes forman la genealogía de la historia reciente de este país. Para las Trece rosas, mujeres jóvenes y valientes, al igual que los miles de aragonesas y aragoneses, las miles de gentes de este país a quienes se les arrebató la vida por defender la democracia y la libertad, mi admiración, reconocimiento y el compromiso político para seguir trabajando por una sociedad más humana e igualitaria”. Pablo Echenique, Secretario General  de Podemos en Aragón

 

Pintan de rojo de sangre  la blancura,  acribillada. Cae la voz de la Rosa,  destrozada. Silencio,  la negrura se instala. Maribel Loren, Artista Visual

 

 “No hay lugar para la nostalgia. Nuestras antepasadas no son un mero recuerdo, sino presencia viva. Están ante nosotr@s, con y para nosotr@s, respiran el mismo aire más allá del tiempo y del espacio. Comprendemos que estas mujeres poseen una experiencia común, una vivencia que se extiende hasta nuestros días y que se remonta a los tiempos inmemoriables del matriarcado. Y es que la época que más se aleja del pasado es construida por aquellos y aquellas que tienen antepasados”. Pilar Viviente, Universidad Miguel Hernandez

 

Solo unas horas para poner memoria a lo que supuso meses de infierno. Trece nombres que yacen en una estela conmemorativa colocada cuando el recuerdo no era delito. Trece Rosas que suponen un canto a la libertad. Trece idealistas que forjaron la lucha en la creencia en un mundo más justo. Un acto, unas horas para iluminar la memoria colectiva con los valores que vosotras preludiasteis y que hoy nos alimentan. Toda la vida para conservar la lucha de trece jóvenes que creían que un mundo mejor era posible. Nuestro recuerdo es para vosotras. Gabriela Sierra, Historiadora

 

 El camino de las libertades y de la igualdad es hoy el que ellas querían abrir para los otros. No era ingenuidad el deseo de que sus nombres no se borraran de la historia: era el testigo que transmitía su compromiso con la vida, con la nuestra, cuando ya sabían perdida la suya. Sus nombres no se han borrado de la historia porque estaban ya entonces en nuestro presente. Julia Dorado, artista visual

 

Brotasteis de la sangre, de la maldad. De la injusticia. Y así como las olas del mar, condenadas para siempre a estrellarse contra la orilla, resurgen una y otra vez, así estáis presentes. Las trece rosas, la flor más hermosa, como los rosales antiguos, cada vez más fuertes y robustos. Para siempre. Silvia Castell, artista visual

 

Triste es el castigo del olvido, de la Fuente de la libertad  nacen las caminantes de sueños.Late al amanecer el hastío de la vergüenza. Espartaco Valero,  Ingeniero

 

Jóvenes, adolescentes, con conciencia de clase, de género  y de lucha. Hicieron oír sus poderosas voces, fuerte se escucharon,hubo que silenciarlas.

Arrebatadas en sus tiernas vidas, el tirano se escudó  en sus muertes. En su lugar de reposo, todavía se escucha “que mi nombre no se borre en la historia”. Liliana Cervo, psicóloga. Argentina

 

Desde la juventud de las palabras, trece rosas brotan cada primavera en un jardín universal. El jardín de la libertad, un jardín de treces rosas, blancas rosas, que con la azada de la dictadura franquista  fueron ajadas. Pero ellas, vivirán siempre en  la eterna  memoria. Trece heroínas, trece rosas, ya libres, con alas de libertad. Asociación literaria Rey Fernando el Católico

 

El maltrato a la mujer es un oprobio para el hombre. Cada muerte violenta de mujer es un atentado a la vida. No son hombres quienes maltratan a la mujer, son torturadores. La violencia machista condena la masculinidad. El hombre que asesina a una mujer mata a su madre. Quien mata a su mujer abomina de sus hijos. No seas indigno negando la dignidad de la mujer. Matar a una mujer es partir en dos la humanidad. La violencia de género mata el género. Maltratar a la mujer es violarla. La violencia machista es terrorismo de género. Cada violencia de género me avergüenza como hombre. ad infinitum. Juan Domínguez Lasierra, Escritor

 

Trece Rosas es la misma canallada entre tantas cometidas durante la Guerra Civil por ambas zonas enfrentadas: auténticos descerebrados con su única verdad ideológica. Es la época, antes de la Guerra Civil, con el típico español pasional desbordado de sí mismo. Nos queda el hipotético consuelo de los fascistas italianos, de los comunistas con sus dictaduras en dispares países y de los nazis. Manuel Pérez-Lizano Forns. Crítico de Arte

 

Ayer, 28 de diciembre de 2025 le estaba ayudando a mi nieto con los deberes y me emocioné al llegar a la página 54. Allí estaban ellas, las trece rosas, su historia, su generosidad, su valentía. ¿Sólo ha sido un sueño? Pilar Pastor. Responsable de Cultura Ayto Zaragoza

 

“Urge desarrollar el Plan de Prevención de la Violencia”. María Trinidad Ibarz

 

Fueron el sacrificio cruento de la ignorancia porque….Ellas tenían el perfume que germina,el sueño de la cultura, el deseo de  crecer. Se atrevieron a sentir. A pensa. A Ser. ¡Y fueron el sacrificio cruento de la ignorancia! María Jesús Bruna, Artista visual

 

Nunca se llegará a dominar el pánico inculcado, fue largo el sufrimiento. Mas diosas propias serán para siempre sus figuras. Sueños, aspiraciones y almas esenciadas, carne que palpita. Las llamaron las trece rosas, no se borrarán sus nombres en la historia.Berta Lomba, artista visual

 

¿Cómo pudo caer la muerte en el lugar donde nacía el sol? /STOP/ Cementerio del Este /STOP/ Madrid /STOP/ ¿Cómo pudieron pensar los asesinos que detendrían así el carro de Febo? /STOP/ El sol sigue naciendo cada día. Revista Cultural Crisis

 

El historiador inglés Eric Hobsbawm apuntaba que “los gobiernos han aprendido a ejercer la violencia sin límites a lo largo del siglo XX”. La infausta historia de las trece jóvenes fusiladas en Madrid el 5 de agosto de 1939 constata irreparablemente la aseveración. Al mismo tiempo, el anhelo de libertad, el coraje, la nobleza de corazón y la serenidad ante la muerte de esas mujeres españolas expresan la fuerza imbatible del espíritu humano que habitaba en ellas. Trece Rosas hispanas y universales que iluminan el sendero del espíritu y la libertad humana. Gustavo Tzu, escritor 

                                                                                                      Ese rumor de mareas que guardan los recuerdos sobrecogen estos tallos tiernos de incógnitas truncadas por la ausencia,trece rosas sin espinas que aún hoy nos sobrevuelan a lomos de mariposas invisibles en una eterna primavera. Eugenio Mateo Otto, Galerista

 

Trece heridas vengo: las del anhelo, las de la lucha, las del silencio. Por las Trece Rosas alcemos unas, aquella que desveló Lorca, la rosa hermética de la encrucijada donde debes alzar tu canto vertical, y firme. Luz Rodríguez, Escritora

 

 Vuestros nombres escritos están en la Historia /STOP/Mientras la vida amaba la juventud fue asesinada/STOP/Abandonó la inocencia nuestras vidas /STOP/¿Podrá la Historia borrar los vergonzosos nombres de sus asesinos? Erial Ediciones

 

Cruzaron la vida sin vivirla, desnudas, sin escuchar los mandamientos que siembran arrebatos. Aprendieron de las nubes milenarias, de sus formas pasajeras que lloran lluvia y fluyen sin permanecer. Agotemos su  mirada en aguas,  vientos y verdores,  sin cerrar  los amaneceres de dulces de luna en los que habitaron.  ¡Qué dancen   sus envolturas  anunciando justicias y aromas de deseos,  haciéndonos sentir  el calor de sus manos y  el lustre de su piel. Pilar Catalán, Artista visual

 

Tarda el olvido pertinaz. El cristal del terror lacera vigilia y sueño. Mujer, hay vida, fugaz y generosa, después de la batalla. Enma Sopeña. Profesora, Universidad de  Valencia

 

“Queríais que la Historia no os olvidara. A mí, de niña, nunca me hablaron de las Trece Rosas y tuve que esperar a hacerme (bastante) mayor para enterarme de vuestro brutal asesinato. Tarde pude formar parte de la red que comenzara dolorosamente a formarse aquel 5 de agosto del 39, pero cada vez somos más para no olvidar. Para contar que queríais ser libres. Que la represión franquista os fusiló por venganza. Sin Justicia. Tan jóvenes a mis ojos adultos. Crimen imperdonable.” Nieves Ibeas Vuelta  Universidad de Zaragoza

 

No olvidemos que trece mujeres rebeldes, valientes y sabias fueron ejecutadas por la ginecofobia y el sexismo de los defensores de la dictadura franquista. Y su sangre vertida sería en vano, si el dominio del terror sigue perviviendo en los machistas actuales que no quieren que las mujeres disfruten de su libertad ganada. Francisca Martín Cano – Abreu, Escritora

 

Sin vivir contra el tiempo, sin custodiar las rosas en estuches, tenemos el coraje de abrazar el instante donado por la vida. No escuchamos doctrinas, ni triunfa la mansedumbre sobre el impulso intrépido; nos bebemos la vida a trago limpio venciendo el conformismo que doblega. Vivimos de una pieza, sin fisuras, sin sueños de armisticios en la tarde metálica. Dejamos nuestras huellas de cristal cautivamente libres. Nos usurpa la amnesia el derecho al regalo traidor de la memoria. Perdura la ficción, la única verdad.La muerte es benigna. El olvido, canalla. Enma Sopeña Universidad de Valencia

 

Truncar la existencia de una mujer joven conlleva aniquilar a quienes en su vientre podrían anidar; malversar la esperanza en nuevas vidas. Encarnación Ferré, Escritora

 

Son Trece Mujeres como tantas otras, Son mujeres que lucharon y creyeron y  murieron por creer. Su juventud no tuvo tiempo para más y  tampoco para menos. Todo lo que dejaron fue una petición desesperada: “Que mi nombre no se borre de la historia”. Ahí hemos visto escrito los trece nombres, Difícil será mantenerlos sin que el tiempo los borre. Y aun más difícil es escribir otros nombres abandonados en las cunetas y en las tapias de los cementerios. Dibujemos los rasgos de esas letras para inscribirlos en el régimen de la historia. Fernando Morlanes, Director Revista Cultural Crisis

 

Escribir trece rosas de memoria. Memoriar rositreces silenciadas. Rosear, trecear escribirrosas. Escrivivir trecésimo, rosífero. Plantar trece por mil rosimillones. Mariano Anós, Actor

 

Por venganza del franquismo, a las Trece Rosas se os privó de la posibilidad de participar en la construcción de una sociedad justa y no discriminatoria. Muchos años después de vuestro brutal asesinato en 1939, al inicio de una de las dictaduras más cruentas y largas que se hayan vivido, aquí nos tenéis, avivando vuestra memoria para una cultura de la paz. Como asociación comprometida con los derechos de las mujeres, no os olvidamos.” Clásicas y Modernas. Asociación para la igualdad de género en la cultura. Laura Freixas, Presidenta Clásicas y Modernas

En la conciencia del ser humano todavia tiene que brotar el amor por la libertad. Por las tantas y tantas Rosas que todos los dias mueren todavia hoy. Columna Villarroya, Fotografa

 

La barbarie represiva del régimen franquista, tras finalizar la última guerra medieval española, terminó con los sueños de estas mujeres jóvenes al truncar sus vidas, y las de tantos otros.  Sus delitos fueron: amar la libertad, creer en la igualdad, ser trabajadoras comprometidas con la República, o simplemente ser atrapadas por complicados azares de la vida de estas catorce rosas: Adelina, Ana, Blanca, Carmen, Dionisia, Elena, Joaquina, Julia, Luisa, Martina, Pilar, Victoria, Virtudes , y la más olvidada, Antonia. Paco Rallo. artista visual

 

De pétalos, partituras y cartas

Tu historia ya la conozco, Blanca. Tu historia es la de mi familia, tus partituras, los artículos de mi abuelo, tu hijo es mi padre, tu carta, su cromo; la misma injusticia, la misma sinrazón. El mismo desenlace: Una persona joven fusilada, un huérfano y una carta que llega demasiado tarde. Una vida truncada y otra refractada. Enormes cambios en pequeñas historias por una Historia alterada derramando sangre. Derramando pétalos. Dedicado a Blanca Brisac Vázquez, una de las trece rosas, y a mi abuelo Manuel Marín Sancho, que la noche antes de fusilarlo le mandó un cromo de una chocolatina a mi padre, que le llegó 40 años después. Cristina Marín Chaves petróloga, especialista en restauración

 

Maldigo a los salvadores de patrias. Maldigo a todos los que imponen su fuerza por la fuerza de las armas. ¡Malditos, hijos del infierno!  Pepa Clavería, ciudadana

 

“Yo estaba asomada  a la ventana de la celda y las vi salir. Pasaban repartidores de leche con sus carros y la Guardia Civil  los apartaba.  Las presas iban de dos en dos y tres guardias escoltaban a cada pareja, parecían tranquilas”

  Esta escena sucedía el 5 de agosto de 1939, esta escena es la que presenció y posteriormente  contó Mª Pilar Parra. Trece de sus compañeras daban sus últimos pasos ante sus ojos.

 Ahora las recordamos, ahora compartimos esa mirada, volvemos atrás  para recuperar aquellas vidas.

  Ante la iluminación artificial de nuestra pasada historia, miramos con impotencia, y  frustración como caminan aquellas mujeres y adolescentes hacia el paredón de fusilamiento. No las olvidamos. Rosa Gimeno, artista visual

 

                                                                                                       fernando bayo

                                                    Fernando Bayo, Arquitecto

 

Cae una rosa, caen dos, caen tres, caen hasta trece a pie de tapia de la Almudena. Es madrugada y sus fusiles gritan “que vivan las cadenas”. Cortaron aquellas rosas, sí, y tantas otras… pero no pudieron terminar con nuestra eterna primavera. Libreria Pantera Rosa 

 

En memoria de Las trece Rosas…, perdón, de las catorce, ¿o fueron catorce mil?, seguramente serían más de ciento cuarenta mil las rosas arrancadas de raíz por el fascismo… Rosas rojas…, perdón, rosas rojas y rosas negras, y rosas rojinegras…“El pueblo de Madrid os quiere, ese pueblo que abomina, de salvadores de patrias, de rojos y de fascistas. Julián Fernández del Pozo – Enero 2004. Enviado por Miguel Ángel Gil

 

Fueron treces rosas recién nacidas, entre rosales de ideologías nuevas, y llenas de libertad de expresión. La libertad de sus pétalos adolescentes embriagaban sus pistilos de juventud. Envidia de los cobardes, y delatores. Trece rosas encarceladas sin razón. Sus trece tallos esbeltos entrelazados en un pregón de suplica clemencia. Delito cantar libertad, cantar justicia. Inocentes sirenas ahogadas en la opresión del  ogro gigante de la dictadura. Trece rosas malogradas, tronchadas en la trampa de la guerra civil española. Trece mariposas blancas vuelan hoy mientras escribo este poema, verso a verso. Son trece sueños que emergen del recuerdo imborrable, y con sus alas dibujan en colores… Somos las trece rosas, y volamos en libertad. Amparo Sanz Abenia, Escritora

 

 NEGRO SOBRE TRECE

 Negro sobre trece,sobre negro,  rosas… Grandes  ideales delitos se tornan… Ávido fascismo el país devora. Jóvenes ingenuas se unen en su contra, por las libertades luchan en la sombra. Negro sobre trece, sobre negro,  rosas…Surgen  delaciones, voces maliciosas, detención, torturas prisión angustiosa. En juicio sumario su inocencia imploran, mas pena de muerte sentencian a todas. Negro sobre trece, sobre negro,  rosas… Ante el paredón valientes y hermosas,vidas por vivir disparos  destrozan. Losas de mentira, sepultan  su historia… ¡ Para trece rosas,verdad   y memoria ¡ Merche Bravo

Es tiempo de Memoria / Las Trece Rosas

LAS 13 - Postal (mail)-0001LAS 13 - Postal (mail)-0002

 

portada vídeo b_editado-2

Centro de Historias. Día 28 de Enero de a las 18.00h de 2016

Centro Especial de Música Armenia. Día 6 de Febrero a las 18.00h de 2016

————————————————————————————————————————————–

Que vuestros nombres no se borren de la historia

Las Trece Rosas es el nombre colectivo de trece mujeres ejecutadas en la posguerra civil española  por el Régimen Fanquista.

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa, fusiladas el 5 de Agosto de 1939, y la Rosa número 14 Antonia Torre Yela  fusilada el 19 de febrero de 1940, por un error de transcripción . Eran modistas, pianistas, sastras, amas de casa, militantes todas, menos Brisac, de la JSU. El suyo se considera uno de los castigos más duros a los vencidos de la posguerra.

No al Pacto del Silencio

————————————————————————————————————————————–

 

todas las rosas_editado-6 copia

CARTA DESDE EL SIGLO  XXI A LAS TRECE ROSAS

 

Las Trece /Rosas

Ellas se llamaban Ana López Gallego, Victoria Muñoz García, Martina Barroso García, Virtudes González García, Luisa Rodríguez de la Fuente, Elena Gil Olaya, Dionisia Manzanero Sala, Joaquina López Laffite, Carmen Barrero Aguado, Pilar Bueno Ibáñez, Blanca Brisac Vázquez, Adelina García Casillas y Julia Conesa Conesa

Por Gabriela Sierra/ Historiadora.

Ha publicado diversos trabajos relacionados con la segunda República, la Transición y la Memoria histórica. Ha publicado proyectos relacionados con el socialismo para la Fundación María Dominguez. Actualmente se encuentra inmersa en el área del turismo desarrollando ls ideas de la difusión del Patrimonio y la Historia.

 

Las Trece Rosas, así os llamaron por una poética negra que os llevó a lo mas oscuro de las tapias del cementerio de La Almudena de donde nunca más despertasteis.

Trece Rosas rojas como el color de vuestro sentido de la justicia, de la igualdad y, al fin y al cabo, de vuestra ideología. Esa ideología que buscaba la justicia, la igualdad y la fraternidad.

Trece Rosas fuertes, sensibles, comprometidas, mujeres que, como si de una alegoría se tratara, representabais a La República, esa República doblegada por la barbarie, la rigidez, la falta de empatía, que dejó llenas de lágrimas las cunetas y las tapias de nuestro país.

No fuisteis las primeras en probar la locura de un régimen que se imponía por la fuerza, pero fuisteis el símbolo de que la violencia no entiende de edad, sexo, ni humanidad.

Desde este rincón creado para vuestra memoria queremos lanzar a la historia, al arte, a la vida el reflejo de vuestro camino por este sin sentido que se cernió sobre nuestras cabezas como si de un águila negra se tratara.

Desde los valores opuestos a los que os borraron de la vida, queremos poner en el recuerdo, humanidad, sensibilidad, amor y memoria, aquella que fue borrada durante cuarenta años, aquella que fue silenciada por las armas y la incultura.

Frente a la negritud creada por este caos que pretendía implantar el orden, su orden, queremos recordar la luz que creasteis con vuestros sueños, vuestra juventud y vuestra fuerza de vida. Esa luz llena de amores, de utopías, de esperanzas, esa luz impulsora de las nuevas sociedades, libres, inclusivas, jóvenes, llenas de proyectos de regeneración, de vida. Trece vidas a las que os quedaba todo por experimentar y tan solo tuvisteis la oportunidad de conocer el ocaso del día, el crepúsculo de la vida.

Jóvenes que navegasteis por un ambiente sin oxígeno, asfixiante, con olor a muerte, a ricino, a escarnio de cabezas rapadas. Vosotras superasteis todo este estado de muerte de la esperanza con vuestra camaradería, vuestras risas, vuestros cantos, vuestra sororidad.

Esto es lo que las mujeres del siglo XXI hemos heredado de vosotras, hermanas. Esa lucha, esa fortaleza, esa esperanza por saber que la utopía es posible. Allanasteis nuestrocamino hacia una libertad en la que podemos seguir luchando por un mundo más justo, más igualitario. Esa idea es la que todas las noches nos arropa al entregarnos al sueño de morfeo y el amanecer nos preludia para impulsarnos cada día.

Solo quiero recordar esas palabras de aliento con las que os despedisteis, palabras de mujeres fuertes, porque Dionisia no moriste “por criminal, ni ladrona sino por una idea”;Julia, tu madre sabe que lo hiciste “por persona honrada”; Blanca también “por ser buena”, por ese valor que trataste de inculcar a tu hijo pidiéndole que no guardara rencor “a las personas que dieron muerte a tus padres, eso nunca”.

Por todos estos valores, por los que luchasteis y que fraguasteis en nosotras, vuestros nombres quedarán en el recuerdo: Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Julia, Adelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina, Dionisia, Victoria, Luisa. Porque vuestros nombres, Julia, nunca podrán ser borrados de la historia y de nuestra memoria.

 

 

rosas juntas copia

No nos olvideís nunca. 

Amparo Bella/  Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza. Master en Estudios de las Mujeres por la Universidad de Barcelona.

Fue portavoz de “Ganemos” Zaragoza en Común hasta las elecciones municipales. Actualmente es diputada por Podemos en las Cortes de Aragón.

13 Rosas para 13 mujeres asesinadas por pedir el pan y las rosas. Trece rosas que encarnan el despertar de la lucha y la resistencia en un mundo de violencia y muerte, en un mundo dominado por los padres de la casa y de la patria.

La exigencia del pan simboliza el cuidado y sostenimiento de los derechos sociales y las rosas simbolizan la vida sin violencias y los beneficios de la cultura y del arte.  Trece mujeres en la flor de la vida que, posiblemente, distribuyeron pasquines el día del desfile de la victoria fascista en 1939, con la frase “Menos Viva Franco y más pan blanco”.

Después de tantos años de represión, nuestra transición se construyó sobre un pacto de silencio, sobre la negación de los crímenes, sobre el falso mito de dos Españas arreglando cuentas y matándose a mansalva. Hoy sabemos que esto no es cierto, sabemos que si un grupo de conspiradores militares, sostenidos por poderes oligárquicos, hubiesen mantenido su lealtad al sistema democrático de la II República, nada de lo sucedido habría ocurrido. La guerra comenzó porque algunos violaron el pacto democrático y la transición a la democracia no hizo justicia con las víctimas.

Ahora, no solo es tiempo de memoria, es tiempo de acción, de lo que podemos hacer para mejorar y cambiar lo que somos. El tiempo ahora, puede restituir con justicia la memoria de todas las gentes humildes y decentes que lucharon para construir un mundo más humano. Trece mujeres fueron asesinadas en el inicio de la posguerra española. Miles de personas fueron “paseadas” y sus cuerpos no tiene un lugar donde las familias y descendientes puedan poner flores para recordar sus acciones.

Ahora que el tiempo nos trae una segunda transición debemos obrar con justicia y reconocimiento y que una nueva ley de memoria ayude a poner los nombres en el lugar que les corresponde.

Por Dignidad y justicia. Pan y Rosas.

 

Captura abanico trece rosas

El mundo del Arte, de la Cultura y de la Política envía telegramas recordando a las Trece Rosas

 

No debemos olvidar los nombres que pidieron ser recordados, como el de Julia Conesa, ni el mensaje de Blanca Brisac a su hijo Enrique, rogándole que no guardara rencor. Porque de recuerdos y perdón construiremos el camino de una historia sin heridas con la esperanza de que las Trece Rosas sean, para siempre, más rosas que espinas y más lección que castigo. Fernando García Vicente. El Justicia de Aragón

 

Creían en la libertad, en un país nuevo, en la cultura. Casi no tuvieron tiempo de amar ni de sembrar el mundo de rebeldías. Antes de que la luz de la emoción les llenase el corazón y las sienes, fueron condenadas a la infamia, al horror, al torbellino del odio. Aún se oyen su lamento y su coraje. Habían decidido transformar este país de todos los demonios en un jardín hechizado. Fueron trece, catorce, infinitas mujeres: a veces, como una confidencia de las estrellas, podéis escucharlas. Cantan y cuentan sus quimeras en el pozo del sueño. Y murmuran palabras con melodía del más allá. Los rosales tiemblan y esparcen su memoria hasta el fin de la noche. Antón Castro, periodista

 

Cada cinco de agosto, Luisa corta con tijeras de viento un traje a la medida de la Historia, Joaquina escribe con su máquina, sobre papel violeta, un poema de lucha y esperanza, Blanca hace sonar las teclas amarillas de su piano, Elena, Victoria y Adelina enhebran de hilo rojo las agujas con que Virtudes, Ana, Dionisia, Martina, Carmen, Pilar y Julia cosen un adverbio de tiempo: SIEMPRE lloverán pétalos de rosa sobre nuestra memoria. Helena Santolaya,  Artista visual

 

“Que los nombres no se borren de la historia, que nuestra memoria restituya el nombre de quienes forman la genealogía de la historia reciente de este país. Para las Trece rosas, mujeres jóvenes y valientes, al igual que los miles de aragonesas y aragoneses, las miles de gentes de este país a quienes se les arrebató la vida por defender la democracia y la libertad, mi admiración, reconocimiento y el compromiso político para seguir trabajando por una sociedad más humana e igualitaria”. Pablo Echenique, Secretario General  de Podemos en Aragón

 

Pintan de rojo de sangre  la blancura,  acribillada.Cae la voz de la Rosa,  destrozada.Silencio,  la negrura se instala. Maribel Loren, Artista Visual

 

 “No hay lugar para la nostalgia. Nuestras antepasadas no son un mero recuerdo, sino presencia viva. Están ante nosotr@s, con y para nosotr@s, respiran el mismo aire más allá del tiempo y del espacio. Comprendemos que estas mujeres poseen una experiencia común, una vivencia que se extiende hasta nuestros días y que se remonta a los tiempos inmemoriables del matriarcado. Y es que la época que más se aleja del pasado es construida por aquellos y aquellas que tienen antepasados.” Pilar Viviente, Universidad Miguel Hernandez

 

Solo unas horas para poner memoria a lo que supuso meses de infierno. Trece nombres que yacen en una estela conmemorativa colocada cuando el recuerdo no era delito. Trece Rosas que suponen un canto a la libertad. Trece idealistas que forjaron la lucha en la creencia en un mundo más justo. Un acto, unas horas para iluminar la memoria colectiva con los valores que vosotras preludiasteis y que hoy nos alimentan. Toda la vida para conservar la lucha de trece jóvenes que creían que un mundo mejor era posible. Nuestro recuerdo es para vosotras.  Gabriela Sierra, Historiadora

 

 El camino de las libertades y de la igualdad es hoy el que ellas querían abrir para los otros. No era ingenuidad el deseo de que sus nombres no se borraran de la historia: era el testigo que transmitía su compromiso con la vida, con la nuestra, cuando ya sabían perdida la suya. Sus nombres no se han borrado de la historia porque estaban ya entonces en nuestro presente. Julia Dorado, artista visual

 

Brotasteis de la sangre, de la maldad. De la injusticia. Y así como las olas del mar, condenadas para siempre a estrellarse contra la orilla, resurgen una y otra vez, así estáis presentes. Las trece rosas, la flor más hermosa, como los rosales antiguos, cada vez más fuertes y robustos. Para siempre.  Silvia Castell, artista visual

 

Triste es el castigo del olvido, de la Fuente de la libertad  nacen las caminantes de sueños. Late al amanecer el hastío de la vergüenza.  Espartaco Valero,  Ingeniero

 

Jóvenes, adolescentes, con conciencia de clase, de género  y de lucha. Hicieron oír sus poderosas voces, fuerte se escucharon, hubo que silenciarlas. Arrebatadas en sus tiernas vidas, el tirano se escudó  en sus muertes.En su lugar de reposo, todavía se escucha “que mi nombre no se borre en la historia”. Liliana  Cervo, psicóloga. Argentina

 

 

Desde la juventud de las palabras, trece rosas brotan cada primavera en un jardín universal. El jardín de la libertad, un jardín de treces rosas, blancas rosas, que con la azada de la dictadura franquista  fueron ajadas. Pero ellas, vivirán siempre en  la eterna  memoria. Trece heroínas, trece rosas, ya libres, con alas de libertad. Asociación literaria Rey Fernando el Católico

 

El maltrato a la mujer es un oprobio para el hombre. Cada muerte violenta de mujer es un atentado a la vida. No son hombres quienes maltratan a la mujer, son torturadores. La violencia machista condena la masculinidad. El hombre que asesina a una mujer mata a su madre. Quien mata a su mujer abomina de sus hijos. No seas indigno negando la dignidad de la mujer.Matar a una mujer es partir en dos la humanidad. La violencia de género mata el género. Maltratar a la mujer es violarla. La violencia machista es terrorismo de género. Cada violencia de género me avergüenza como hombre. ad infinitum. Juan Domínguez Lasierra, Escritor

 

Trece Rosas es la misma canallada entre tantas cometidas durante la Guerra Civil por ambas zonas enfrentadas: auténticos descerebrados con su única verdad ideológica. Es la época, antes de la Guerra Civil, con el típico español pasional desbordado de sí mismo. Nos queda el hipotético consuelo de los fascistas italianos, de los comunistas con sus dictaduras en dispares países y de los nazis. Manuel Pérez-Lizano Forns. Crítico de Arte

 

Ayer, 28 de diciembre de 2025 le estaba ayudando a mi nieto con los deberes y me emocioné al llegar a la página 54. Allí estaban ellas, las trece rosas, su historia, su generosidad, su valentía. ¿Sólo ha sido un sueño? Pilar Pastor. Responsable de Cultura Ayto Zaragoza

 

Urge desarrollar el Plan de Prevención de la Violencia”. María Trinidad Ibarz

 

Fueron el sacrificio cruento de la ignorancia porque……………..Ellas tenían el perfume que germina, el sueño de la cultura, el deseo de  crecer. Se atrevieron a sentir, A pensar, A Ser ¡Y fueron el sacrificio cruento de la ignorancia!  María Jesús Bruna, Artista visual

 

Nunca se llegará a dominar el pánico inculcado,fue un largo sufrimiento. Mas diosas propias serán para siempre sus figuras. Sueños, aspiraciones y almas esenciadas, carne que palpita. Las llamaron las trece rosas, no se borrarán sus nombres en la historia. Berta Lomba, artista visual

 

¿Cómo pudo caer la muerte en el lugar donde nacía el sol? /STOP/ Cementerio del Este /STOP/ Madrid /STOP/ ¿Cómo pudieron pensar los asesinos que detendrían así el carro de Febo? /STOP/ El sol sigue naciendo cada día. Revista Cultural Crisis

 

El historiador inglés Eric Hobsbawm apuntaba que “los gobiernos han aprendido a ejercer la violencia sin límites a lo largo del siglo XX”. La infausta historia de las trece jóvenes fusiladas en Madrid el 5 de agosto de 1939 constata irreparablemente la aseveración. Al mismo tiempo, el anhelo de libertad, el coraje, la nobleza de corazón y la serenidad ante la muerte de esas mujeres españolas expresan la fuerza imbatible del espíritu humano que habitaba en ellas. Trece Rosas hispanas y universales que iluminan el sendero del espíritu y la libertad humana. Gustavo Tzu, escritor 

Ese rumor de mareas que guardan los recuerdos sobrecogen estos tallos tiernos de incógnitas truncadas por la ausencia, trece rosas sin espinas que aún hoy nos sobrevuelan a lomos de mariposas invisibles en una eterna primavera. Eugenio Mateo Otto, Galerista

 

Trece heridas vengo: las del anhelo, las de la lucha, las del silencio. Por las Trece Rosas alcemos unas, aquella que desveló Lorca, la rosa hermética de la encrucijada donde debes alzar tu canto vertical, y firme. Luz Rodríguez, Escritora

 

 Vuestros nombres escritos están en la Historia /STOP/Mientras la vida amaba la juventud fue asesinada/STOP/Abandonó la inocencia nuestras vidas /STOP/¿Podrá la Historia borrar los vergonzosos nombres de sus asesinos?  Erial Ediciones

 

Cruzaron la vida sin vivirla, desnudas, sin escuchar los mandamientos que siembran arrebatos. Aprendieron de las nubes milenarias, de sus formas pasajeras que lloran lluvia y fluyen sin permanecer. Agotemos su  mirada en aguas,  vientos y verdores,  sin cerrar  los amaneceres de dulces de luna en los que habitaron.  ¡Qué dancen   sus envolturas  anunciando justicias y aromas de deseos,  haciéndonos sentir  el calor de sus manos y  el lustre de su piel. Pilar Catalán, Artista visual

 

Tarda el olvido pertinaz. El cristal del terror lacera vigilia y sueño. Mujer, hay vida, fugaz y generosa, después de la batalla. Enma Sopeña. Profesora, Universidad de  Valencia

 

“Queríais que la Historia no os olvidara. A mí, de niña, nunca me hablaron de las Trece Rosas y tuve que esperar a hacerme (bastante) mayor para enterarme de vuestro brutal asesinato. Tarde pude formar parte de la red que comenzara dolorosamente a formarse aquel 5 de agosto del 39, pero cada vez somos más para no olvidar. Para contar que queríais ser libres. Que la represión franquista os fusiló por venganza. Sin Justicia. Tan jóvenes a mis ojos adultos. Crimen imperdonable.  Nieves Ibeas Vuelta  Universidad de Zaragoza

 

No olvidemos que trece mujeres rebeldes, valientes y sabias fueron ejecutadas por la ginecofobia y el sexismo de los defensores de la dictadura franquista. Y su sangre vertida sería en vano, si el dominio del terror sigue perviviendo en los machistas actuales que no quieren que las mujeres disfruten de su libertad ganada. Francisca Martín Cano – Abreu, Escritora

 

Sin vivir contra el tiempo, sin custodiar las rosas en estuches, tenemos el coraje de abrazar el instante donado por la vida. No escuchamos doctrinas, ni triunfa la mansedumbre sobre el impulso intrépido; nos bebemos la vida a trago limpio venciendo el conformismo que doblega. Vivimos de una pieza, sin fisuras, sin sueños de armisticios en la tarde metálica. Dejamos nuestras huellas de cristal cautivamente libres. Nos usurpa la amnesia el derecho al regalo traidor de la memoria. Perdura la ficción, la única verdad. La muerte es benigna. El olvido, canalla. Enma Sopeña Universidad de Valencia

 

Truncar la existencia de una mujer joven conlleva aniquilar a quienes en su vientre podrían anidar; malversar la esperanza en nuevas vidas. Encarnación Ferré

 

Son Trece Mujeres como tantas otras, son mujeres que lucharon y creyeron y  murieron por creer. Su juventud no tuvo tiempo para más y  tampoco para menos.Todo lo que dejaron fue una petición desesperada: “Que mi nombre no se borre de la historia”. Ahí hemos visto escrito los trece nombres, difícil será mantenerlos sin que el tiempo los borre, y aun más difícil es escribir otros nombres abandonados en las cunetas y en las tapias de los cementerios. Dibujemos los rasgos de esas letras para inscribirlos en el régimen de la historia. Fernando Morlanes, Director Revista Cultural Crisis

 

 

Escribir trece rosas de memoria. Memoriar rositreces silenciadas. Rosear, trecear escribirrosas. Escrivivir trecésimo, rosífero. Plantar trece por mil rosimillones. Mariano Anós, Actor

 

Por venganza del franquismo, a las Trece Rosas se os privó de la posibilidad de participar en la construcción de una sociedad justa y no discriminatoria. Muchos años después de vuestro brutal asesinato en 1939, al inicio de una de las dictaduras más cruentas y largas que se hayan vivido, aquí nos tenéis, avivando vuestra memoria para una cultura de la paz. Como asociación comprometida con los derechos de las mujeres, no os olvidamos.” Clásicas y Modernas. Asociación para la igualdad de género en la cultura. Laura Freixas. Presidenta Clásicas y Modernas

 

En la conciencia del ser humano todavia tiene  que brotar el amor por la libertad. Por las tantas y tantas Rosas que todos los dias mueren todavia hoy. Columna Villarroya, Fotografa

 

La barbarie represiva del régimen franquista, tras finalizar la última guerra medieval española, terminó con los sueños de estas mujeres jóvenes al truncar sus vidas, y las de tantos otros. 

Sus delitos fueron: amar la libertad, creer en la igualdad, ser trabajadoras comprometidas con la República, o simplemente ser atrapadas por complicados azares de la vida de estas catorce rosas: Adelina, Ana, Blanca, Carmen, Dionisia, Elena, Joaquina, Julia, Luisa, Martina, Pilar, Victoria, Virtudes , y la más olvidada, Antonia. Paco Rallo. artista visual

 

De pétalos, partituras y cartas

Tu historia ya la conozco, Blanca. Tu historia es la de mi familia, tus partituras, los artículos de mi abuelo, tu hijo es mi padre, tu carta, su cromo; la misma injusticia, la misma sinrazón. El mismo desenlace: Una persona joven fusilada, un huérfano y una carta que llega demasiado tarde. Una vida truncada y otra refractada. Enormes cambios en pequeñas historias por una Historia alterada derramando sangre. Derramando pétalos.

Dedicado a Blanca Brisac Vázquez, una de las trece rosas, y a mi abuelo Manuel Marín Sancho, que la noche antes de fusilarlo le mandó un cromo de una chocolatina a mi padre, que le llegó 40 años después. Cristina Marín Chaves petróloga, especialista en restauración

 

Maldigo a los salvadores de patrias. Maldigo a todos los que imponen su fuerza por la fuerza de las armas. ¡Malditos, hijos del infierno! Pepa Clavería, ciudadana

“Yo estaba asomada  a la ventana de la celda y las vi salir. Pasaban repartidores de leche con sus carros y la Guardia Civil  los apartaba.  Las presas iban de dos en dos y tres guardias escoltaban a cada pareja, parecían tranquilas”. Esta escena sucedía el 5 de agosto de 1939, esta escena es la que presenció y posteriormente  contó Mª Pilar Parra. Trece de sus compañeras daban sus últimos pasos ante sus ojos. Ahora las recordamos, ahora compartimos esa mirada, volvemos atrás  para recuperar aquellas vidas. Ante la iluminación artificial de nuestra pasada historia, miramos con impotencia, y  frustración como caminan aquellas mujeres y adolescentes hacia el paredón de fusilamiento. No las olvidamos. Rosa Gimeno, artista visual

                                                                                                       fernando bayo

                                                    Fernando Bayo, Arquitecto

Cae una rosa, caen dos, caen tres, caen hasta trece a pie de tapia de la Almudena. Es madrugada y sus fusiles gritan “que vivan las cadenas”. Cortaron aquellas rosas, sí, y tantas otras… pero no pudieron terminar con nuestra eterna primavera. Libreria Pantera Rosa 

 

En memoria de Las trece Rosas…, perdón, de las catorce, ¿o fueron catorce mil?, seguramente serían más de ciento cuarenta mil las rosas arrancadas de raíz por el fascismo… Rosas rojas…, perdón, rosas rojas y rosas negras, y rosas rojinegras…

“El pueblo de Madrid os quiere,
ese pueblo que abomina,
de salvadores de patrias,
de rojos y de fascistas.

Julián Fernández del Pozo – Enero 2004.Enviado por Miguel Ángel Gil

 

 

Fueron treces rosas recién nacidas,

entre rosales de ideologías nuevas, y

llenas de libertad de expresión.

La libertad de sus pétalos adolescentes

embriagaban sus pistilos de juventud.

Envidia de los cobardes, y delatores.

Trece rosas encarceladas sin razón.

Sus trece tallos esbeltos entrelazados

en un pregón de suplica clemencia.

Delito cantar libertad, cantar justicia.

Inocentes sirenas ahogadas en la opresión

del  ogro gigante de la dictadura.

Trece rosas malogradas, tronchadas

en la trampa de la guerra civil española.

Trece mariposas blancas vuelan hoy

mientras escribo este poema, verso a verso.

Son trece sueños que emergen del recuerdo

imborrable, y con sus alas dibujan en colores…

Somos las trece rosas, y volamos en libertad.

Amparo Sanz Abenia, escritora

 

 NEGRO SOBRE TRECE

 Negro sobre trece,

sobre negro,  rosas…

Grandes  ideales

delitos se tornan…

Ávido fascismo

el país devora.

Jóvenes ingenuas

se unen en su contra ,

por las libertades

 luchan en la sombra .

Negro sobre trece,

sobre negro,  rosas…

Surgen  delaciones,

voces maliciosas,

detención, torturas

prisión angustiosa.

En juicio sumario

su inocencia imploran,

mas pena de muerte

sentencian a todas.

Negro sobre trece,

sobre negro,  rosas…

Ante el paredón

valientes y hermosas,

vidas por vivir

disparos  destrozan.

Losas de mentira,

sepultan  su historia…

¡ Para trece rosas,

verdad   y memoria ¡

                                                                   Merche Bravo

 

 

 

———————————————————————————————————————————————

Excmo. Sr. Alcalde de Zaragoza:

 

Diversas asociaciones y entidades de Zaragoza, cuya relación verá en el anexo que se acompaña, hemos tenido la iniciativa de solicitar al Ayuntamiento de esta ciudad, de la cual somos vecinos, el que una de nuestras calles, plazas, parques o glorietas lleve el nombre de “Las Trece Rosas”.

Un lugar que nos parece muy apropiado para rendir homenaje a estas mujeres es una de las glorietas de la rosaleda del Parque Grande José Antonio Labordeta, ya que se trata de un espacio que nos permitirá nombrar a cada una de forma individual y plantar rosas como recuerdo y reconocimiento hacia ellas.

Como Ud. ya sabe “Las Trece Rosas” fueron trece mujeres jóvenes, Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Adelina García Casillas, Luisa Conesa Conesa, Virtudes González García, Elena Gil Olaya, Anita López Gállego, Joaquina López Lafitte, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García, Luisa Rodríguez de la Fuente, con edades comprendidas entre los 18 y 29 años, pertenecientes a las Juventudes Socialistas Unificadas, que murieron asesinadas el día 5 de agosto de 1939 por el régimen fascista de Francisco Franco. Sus anhelos de libertad, coraje, nobleza de corazón y serenidad ante la muerte expresan la fuerza imbatible del espíritu humano que habitaba en ellas.

Eran mujeres valientes que luchaban por un mundo mejor para tod@s y que un país democrático como el nuestro no debe olvidarlas para que estos hechos no vuelvan a suceder. Como dijo una de ellas, Julia Conesa Conesa “que nuestro nombre no se borre de la historia”.

Le adjuntamos un breve informe con la historia de estas jóvenes recogida por Jacobo García, Jesús Ferrero, Carlos Fonseca y Ángeles López en los años 1985, 2003, 2004 y 2006, respectivamente, y que fue origen de una película en el año 2007 con guión del escritor zaragozano y último Premio Nacional de Narrativa Martínez de Pisón. También varios grupos de música las han recordado en sus composiciones, entre otros el grupo de rock zaragozano “Vinos Chueca” que en 2005 publicaron la canción “Trece Rosas”.

Recientemente, los días 28 de enero y 6 de febrero de este año 2016, organicé unos actos de recuerdo y homenaje a ellas, cuyo programa le adjuntamos, y a los que acudieron numeroso público, muestra del interés y la solidaridad que estas mujeres representan.

Además de las numerosas razones que avalan por si mismas la solicitud, queremos añadir una más: la baja representación femenina en el callejero de nuestra ciudad, que escasamente representa un 13% (Callejero la Zaragoza de las mujeres. Carmen Romeo Pemán, Gloria Álvarez Roche, Cristina Baselga Mantecón, Concha Gaudó Gaudó. Zaragoza, 2011).

 

Sin otro particular, y esperando atienda nuestra solicitud, reciba un cordial saludo,

 

Pilar Catalán Lázaro, artista visual

DNI: 17.792.638.

Dirección. Paseo de Ságasta, 62, 3ºD. Zaragoza

 

Al EXCMO. SR. ALCALDE DE LA CIUDAD DE ZARAGOZA

 

—————————————————————————————————————————————————-

Esta es la carta enviada al alcalde junto con todas las adhesiones de asociaciones, partidos político y más.
Adjuntamos   tod@s los telegramas  y cartas que enviasteis.